Los caballeros medievales en el Arte está bajo Licencia Atribución-No Comercial-sin Derivadas Licencia Creative Commons

viernes, 15 de noviembre de 2013

Beatriz Galindo “La Latina” y Francisco Ramírez de Madrid, en el “Museo de San Isidro. Los orígenes de Madrid”.




Doña Beatriz Galindo y D. Francisco Ramírez de Madrid.

Arte plateresco en el centro de Madrid.

Parte III
 
 
 
Madrid es agradable de pasear en Otoño, perderse por plazas y rincones poco transitados y descubrir sitios nuevos.

Con apenas ninguna referencia previa de a dónde iba me encaminé hace dos semanas al Museo de San Isidro, sabiendo que allí se encontraban los sepulcros “gemelos” de Doña Beatriz y Don Francisco.
 
 
 

A cambio obtuve la satisfacción de conocer uno de los rincones más pintorescos de Madrid, que aún no conocía, y otras sorpresas…

Éste Museo de San Isidro y de los orígenes de Madrid está situado en la Plaza de San Andrés, junto a la famosa Capilla de San Isidro, y ocupa una casa palaciega del siglo XVI.
 

Dentro nos aguarda un interesantísimo espacio en el que recorrer a través de restos, objetos, paneles y maquetas, momentos de la prehistoria y la historia de Madrid.

Se trata de un pequeño Museo altamente recomendable que no creo que defraude al visitante.

En cualquier caso, estaba impaciente por ver los cenotafios de Doña Beatriz y Don Francisco, y he de decir que no me defraudaron.
 

Ocupan una sala alargada de la planta baja, y tanto su ubicación como la iluminación me parecieron perfectas.

Lo primero que me llamó la atención fue el colorido del alabastro, diferente al de los monumentos gemelos del convento del “Goloso”, y también me llamó poderosamente la atención la mayor calidad técnica en la realización de las esculturas yacentes respecto a sus homónimas del otro convento.

El colorido de la piedra, más luminoso, y el acabado de las tallas, así como el de los cenotafios, te dan rápidamente la impresión de estar ante una obra de arte singular.  

Estos bellos sepulcros estaban situados inicialmente en la Iglesia del Hospital de la Concepción , conocido como Hospital de La Latina. La iglesia del Hospital era también la del contiguo convento de la Concepción Francisca.
 

Su fecha de realización no la conocemos, pero basándonos en la fecha que aparece en el cenotafio del convento de la Concepción Jerónima (El Goloso, Madrid) 1531, y el tratarse de dos obras “gemelas” nos hace pensar que se realizaran los dos a la vez.
Parece ser que la realización de estos monumentos fue encargada al cantero/tallador Hernán Pérez Alviz, que evidentemente contaría con un grupo de colaboradores para realizar un encargo tan importante.
Puede que no mediara mucho tiempo entre la realización de ambos, o que se realizaran  incluso en paralelo por el artista y sus ayudantes.
 
 
La calidad técnica y artística de los dos cenotafios es similar lo cual apreciamos en la bella decoración plateresca de ambos.
Por otro lado, las esculturas yacentes muestran indicios de  diferente autoría.
Todo parece indicar que se quiso dar más protagonismo a este conjunto escultórico del Hospital de la Latina, ya fuese por su emplazamiento en un lugar público, o por ser la fundación conjunta de los dos esposos.
Pero también es verdad que al conjunto del Convento de la Concepción Jerónima se le dotó de un mayor simbolismo personal con la incorporación en un medallón de la imagen de Doña Beatriz, y la fecha de su realización.
 
EL CABALLERO
Don Francisco Ramírez de Madrid  falleció en el año 1501 en una acción durante la revuelta mudéjar en Sierra Bermeja.
Aunque la escultura nos muestra a un caballero vestido a la moda de la época en que se realizó esta talla, supuestamente en el 1531.
 
 
Aparece Don Francisco recostado sobre tres cojines, con un libro entre las manos, viste armadura completa con peto y sobrepeto, grandes escarcelas, protecciones también para brazos y piernas así como escarpes de punta redondeada.
LLeva media capa abrochada sobre el pecho, un bonete pequeño en la cabeza, y no porta espada.
 
 
 
 
A sus pies encontramos un casco esculpido inspirado en los cascos decorativos de tipo grecorromano que durante el Renacimiento pusieron de moda algunos talleres de armeros, como los Negroli.
 
 
 
El tipo de armadura con la que visten a Don Francisco hacia el 1530, indica ya el final de una época y anuncia el comienzo de otra.
 
LA DAMA
Doña Beatriz Galindo, "La Latina", una mujer adelantada a su tiempo, instructora en latín de la Reina Isabel, y preceptora de sus hijos.
 
 
 

 Reposa en una delicada escultura ataviada con hábito religioso, mientras apoya sus pies en una cartela en la que se hace referencia a su esposo.
 
 
 
Termina aquí esta trilogía dedicada a Doña Beatriz Galindo, "La Latina" y Don Francisco Ramírez de Madrid "el Artillero", dos interesantes personajes del siglo XV-XVI.
 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada