Los caballeros medievales en el Arte está bajo Licencia Atribución-No Comercial-sin Derivadas Licencia Creative Commons

miércoles, 30 de octubre de 2013

El caballero Montagut y su dama Ça Terra en la Catedral de Tarragona


El caballero Montagut y su dama Ça Terra en la Catedral de Tarragona.
 
Hace  aproximadamente un año tuve la oportunidad de visitar la bella ciudad de Tarragona, donde pude de visitar su Catedral.

De esa visita me impresionó profundamente este conjunto escultórico con el que he querido comenzar la andadura de este blog.
 

 

Se trata de una obra de singular belleza y delicada ejecución: las esculturas yacentes de un  caballero de la Familia Montagut y su dama de la Familia Ça Terra.

 

No se ha conservado el nombre de estos personajes, y sólo un pequeño cartel nos da este dato, así como el de su ubicación original en Santa Perpètua de Gaià (Conca de Barberà) y su fecha aproximada de realización entre los años 1330-1340.
 

 

Como he comentado, este conjunto escultórico puede hoy día admirarse en una sala de la Catedral de Tarragona; justo cuando inicias el recorrido de visita a la misma, se accede a una gran sala donde hay diversas obras de arte: pinturas, orfebrería... y subiendo unos peldaños se accede a otra pequeña sala rectangular cuyo centro ocupa casi por completo esta singular obra de arte.

 
 



 
El conjunto escultórico está formado por dos bloques de piedra caliza sobre los que hay talladas en cada uno respectivamente la figura del caballero y de la dama. Para la presentación museística les han dado un margen de separación, que obviamente no existiría en su emplazamiento original.

Estas estatuas estarían seguramente policromadas, como solía ser habitual, y se aprecian posibles restos de pintura roja en la capa de la dama.

La policromía resaltaría los detalles de la vestimenta y adornos de ambos esposos, así como los motivos heráldicos.      
 
                                                                                                                                    

 
Lo primero que llama la atención del espectador es que ambas figuras se encuentran ligeramente giradas una hacia la otra, mirándose en un gesto de tierna complicidad que se acrecienta aún más al percatarnos de que él sujeta a su esposa por el hombro.
 
 
 
 




 



 

Estos datos de cercanía, de sintonía entre los cónyuges, aún siendo elementos posiblemente accesorios, no dejan de tener su importancia, ya que las obras de arte nos transmiten, de alguna manera,  el mensaje que quisieron dejar no sólo los artistas que las ejecutaron, sino también las personas que las encargaron.
 

De ésta manera la contemplación de una obra de arte, aunque se vayan buscando, como es el caso de este blog, datos y detalles históricos que nos acerquen a realidades objetivas y concretas, no puede, como digo, sustraerse a la belleza del arte en sí mismo.
 
 


Descripción del caballero 

El caballero viste un largo ropaje que le cubre hasta la mitad de la pierna aproximadamente. Está realizado con una tela fina que se pliega varias veces sobre sí misma.

No se aprecia por debajo de este ropaje ningún tipo de protección gruesa o acolchada, pese a que solían llevarla cuando, como en este caso, vestían cota de malla.
 
 


La lóriga de cota de malla es completa desde la cabeza hasta medio muslo con mangas largas y que le cubre hasta la mitad de los dedos.

No parece existir solución de continuidad alguna en la cota de malla, de manera que parece estar hecha toda de una sola pieza, incluyendo el almófar que cubre la cabeza.
 
 


 

Protege sus piernas con grebas completas de apariencia metálica, siendo ésta una protección documentada con continuidad desde, al menos, principios del siglo XIV.

Lleva  calzado y espuelas, símbolo fundamental de su status de caballero.
 
 
 

 

Sus únicos adornos parecen ser una delicada corona sobre la cabeza y un fino cinturón con hebilla en el talle.
 



 

 

 


La espada va pendiente de un cinturón muy ancho, con la hebilla hacia el lateral derecho, mientras que la espada reposa sobre el costado izquierdo del caballero y se sujeta al cinturón mediante un sistema que parece cosido firmemente para sujetar la vaina de la espada.

 

 



El cinturón  y la espada del caballero se convierten en esta escultura en el lugar de identificación de su linaje, ya que aparecen representados los escudos heráldicos de su familia tanto en la vaina de la espada como en los correajes del cinturón.
 
 

 

Dos cordones penden entre el cinturón y la vaina y terminan en dos borlas decorativas, mientras que la vaina de la espada, partida en su mitad, asemeja una superficie de tela.  

La espada tiene la manzana (o pomo) almendrada; la empuñadura lleva un encordado con nudos, para favorecer su agarre; mientras que el arriaz (o cruz) de la espada es bastante largo, casi recto, ligeramente curvado hacia abajo, con una pequeña muesca al final y algo redondeado en los extremos.

 



 

 



 Como elemento de protección adicional presenta unas rodeletas, posiblemente metálicas en la zona de las axilas y los codos. 

 

Otras obras de arte relacionadas: 

Pueden ser varias las obras de arte que presenten similitud con ésta, y todas ellas están en el ámbito catalán.

La obra con más afinidad es la escultura de Ot de Montcada y Teresa de Montcada que se conserva actualmente en la Catedral de Lleida. En ella aparecen igualmente representados los dos cónyuges, siendo muy similares los ropajes de la dama y del caballero a los de la Catedral de Tarragona.

Otra escultura, en éste caso de un caballero sólo, que guarda una gran similitud en prácticamente todos los elementos con el caballero Montagut, es la de la escultura yacente, (probablemente un caballero de la familia Queralt, procedente de la Iglesia de Santa María de Bell-lloc), que se conserva en la Abadía de Fontfroide (Francia), y que al parecer fue comprada en Cataluña a principios del siglo XX.  

 
 
Reflexión final

 En la época que refleja esta escultura (1330-1340) hay una continuidad de los cambios iniciados desde 1310/1320 y que suponen el paulatino declive de la cota de malla como elemento principal en las protecciones corporales.

La lóriga de cota de malla se acorta, con lo que se disminuye además el peso de la misma, mientras que se busca la protección de las partes más vulnerables del cuerpo con otros materiales tales como cuero endurecido o acero.

Las grebas de metal constituyeron, probablemente, las primeras piezas metálicas completas de protección para una parte del cuerpo.

Piezas de metal como las rodeletas para axilas y codos protegen estas partes vulnerables e indican el lento camino hacia un nuevo tipo de protecciones corporales.

 

 

 

 

 

 

 

LOS CABALLEROS MEDIEVALES EN LA PENÍNSULA IBÉRICA A TRAVÉS DEL ARTE 
 

Este blog pretende ser una ayuda para el conocimiento de los caballeros y hombres de armas en  la Península Ibérica durante la Edad Media. 
 
Todas aquellos que se hayan acercado a conocer algo sobre los guerreros de la Edad Media han podido constatar, como norma general, la escasez de objetos y restos materiales de esas épocas;  por este motivo las obras de arte -pintura y escultura fundamentalmente- se convierten en una de las fuentes principales para conocer datos sobre la forma de vestir y armarse en aquellos tiempos pasados.
 

No es la idea centrarse sólo en los "caballeros" sino intentar dar cabida a todos los representantes de los contingentes medievales, si bien es cierto que las obras de arte medievales suelen centrarse en la representación de los caballeros.
 

La Península Ibérica fue durante la Edad Media uno de los escenarios más complejos y ricos en manifestaciones de todo tipo, en el ámbito de la ciencia, las artes y la técnica,  fruto de la idiosincrasia de los diferentes grupos humanos y de la convivencia e interacción de diversas culturas y de diferentes reinos.
 

Por ello, pasear por los pueblos y ciudades peninsulares se puede convertir en una fascinante aventura donde a cada momento podemos hallar insospechados retazos del ayer, que muchas veces pasan desapercibidos, y que sin embargo nos ofrecen una  valiosa información sobre nuestro pasado.
 

En este blog se comentarán obras de arte ya conocidas, y también otras menos conocidas, unas pueden ser obras impresas, otras fruto del hallazgo buscado o casual en algún rincón de la geografía peninsular, y otras felizmente encontradas en blogs y publicaciones de la red, en la que afortunadamente cada vez más usuarios publican sus fotos de obras de arte o de viajes con hallazgos sorprendentes y excepcionales.